Secretos impactantes de la industria alimenticia. Cazando mitos.

Hoy vamos a hacer el primer post en plan “cazadores de mitos”. Hay páginas que se dedican a hacer vídeos metiendo miedo. Hablan de temas de los que no tienen ni idea intentando quedar por encima de ti y metiéndote el miedo en el cuerpo. Esa actitud que últimamente se está llamando “cuñadismo”, sí, seguro que te suena.

Lo típico, llega el cuñado, se sienta en la mesa el domingo cuando tú estás de resaca y empieza la fiesta. Tema que se trata, tema que domina para quedar por encima de ti. Da igual que tú seas astrofísico que te va a decir que La Tierra es plana o que nunca se ha llegado a La Luna. Explicándote un montón de cosas fácilmente refutables por la ciencia.  Está claro que esto es una caricatura. Pero es cierto que en Internet y en plena era de la información (o desinformación) nos lo encontramos a diario. Y como no podemos dominar todos los temas, ninguno estamos libres de caer en compartir cosas que nos sorprenden pero pueden ser falsas.

El vídeo.

El vídeo en cuestión es este de la página “Genial. En 5 minutos”. En él te muestran diferentes productos y te dicen como te envenena la industria y lo que hace para “acabar contigo”. Menos mal que los tenemos para avisarnos, ¡qué sería de nosotros?

Secretos impactantes de la industria alimenticia:

Publiée par Genial sur Samedi 22 septembre 2018

 

Vamos a desgranar el vídeo y, aunque se despedaza por si solo, vamos a darle un empujoncito:

La manzana de Blancanieves.

Impactante, Blancanieves muerde la manzana y cae en su profundo letargo. ¿O en este caso ha muerto por culpa de la cera que recubre la fruta?

Las ceras en la fruta se utilizan desde hace mucho tiempo para conservar los alimentos. Son completamente comestibles e inocuas y están reguladas por la OMS. Su función es la de hacer que la fruta no pierda agua y se arrugue. También preservan de los picotazos de algunos insectos que podrían estropearlas. Claro que siempre es recomendable lavar una fruta antes de comerla. Así le quitas el polvo, las posibles bacterias ambientales, de las manos de las personas o de los que hablan o estornudan encima de la bandeja. O te crees que es todo tan bonito… Por cierto, también es recomendable lavarlas si las comes sin piel ya que el cuchillo arrastra lo indeseado a la parte comestible.

El asombroso caso del colorante migrador.

Meten una gasa blanca en un vaso con refresco de naranja y la gasa se mancha de naranja.

En este no me queda muy claro qué pretenden demostrar. Pues claro, el colorante es un colorante y, por lo tanto, mancha y colorea las cosas. ¿Y qué, han descubierto ellos que los colorantes se usan como tintes? ¡Pues han descubierto la Coca Cola! Igual ocurre con el colorante de la paella. Colorantes alimentarios regulados por la OMS y completamente seguros. Así que el problema no es el colorante. El problema real es consumir ese tipo de bebidas que aumentan el riesgo de obesidad y diabetes.

La increíble magdalena elástica.

Cogen una magdalena, la deshacen bajo el grifo y se quedan con una masa chiclosa y se preguntan si son fibras sintéticas.

La explicación de esto es sencilla. Las magdalenas se hacen con harinas. La mezcla trabajada de harina y agua, la masa, va adquiriendo propiedades plásticas por el almidón y el gluten. Estas moléculas son capaces de contener las burbujas de gas en su interior.Ese es el motivo por el que la masa, al fermentar, leva. Es decir, se hincha. Como ves no son fibras sintéticas, son los productos normales de la harina. Completamente seguros si no tienes intolerancias o alergia al gluten.

La mayonesa estucada.

Este es muy sorprendente. Cogen una mayonesa con almidón y otra que no lo lleva, la hacen reaccionar con yodo y dicen que una es dañina por llevar almidón.

No le encuentro el significado. El almidón es, como has visto antes, un producto que se obtiene naturalmente de la harina. Que un alimento que lleve almidón reaccione de manera distinta a otro con un tinte es completamente normal. No estás mezclando las mismas sustancias.

La genética de la miel.

Echan un chorro de miel en un cuenco con agua y la agitan hasta intentar disolverla. En otro cuenco ponen un chorro de jarabe y no se disuelve igual.

Este caso es gracioso y tiene dos vertientes para enfocarlo. Por un lado que mucha de la miel que te venden no es en realidad miel. Es un jarabe de glucosa o de fructosa. Tiene su lógica ya que no hay tanta producción de miel como para satisfacer el consumo mundial. Esto pasa igual con los siropes, la panela… La otra vertiente es que la miel es azúcar en un 82% (el resto es agua), exactamente igual que el jarabe. Por lo tanto es un alimento a evitar o a disminuir en tu dieta.

Y es gracioso porque hablan de la “memoria genética de la miel”. Ese concepto es buenísimo. Podríamos hablar de la memoria genética de todo. La miel no tiene genes de miel. Para eso debería ser una sustancia viva y, como te digo, es azúcar y agua. ¿Te imaginas que una botella de plástico, al reciclarla y hacer un bidón, tuviera memoria genética y cogiera y volviera a su forma original? Eso solo pasaría en Ankh-Morpork.

¡Sorpresa! La mantequilla y la margarina no son el mismo producto.

Vierten en dos vasos agua caliente y le añaden a uno mantequilla y al otro margarina. Los disuelve y no se disuelven igual.

Pues eso, que en el título está todo dicho. Comparar dos productos distintos pocas veces a tener el mismo resultado. La margarina se elabora con grasas hidrogenadas normalmente. Estas grasas no son recomendables para tu salud. Por lo tanto, elimina la margarina de tu dieta. Y siempre que puedas utiliza aceites vegetales como el de oliva virgen y evita la mantequilla. Eso sí, la margarina no siempre está hecha de aceite de palma y, aunque así fuera, no sería ese el problema. Mejor que leas esta entrada anterior para saber de qué te hablo.

El refresco con gas que tiene gas.

Filtran un refresco con gas en una jarra de estas que tenemos en casa y aparece… filtrado. Es que no sé ni cómo decirlo.

Si pasas un líquido por una membrana de ósmosis pierde sus minerales. Por lo tanto pierde el gas, los colorantes… todo lo que lleve. Queda como agua destilada. Agua de ósmosis sin remineralizar. Si lo que les sorprende es que inicialmente llevaba gas… Lo dicho, lo importante es no consumir ese tipo de refrescos por el azúcar y edulcorantes que puedan llevar.

La pasta que cuando la cocinas aumenta de tamaño.

Este punto no sé ni si merece la pena comentarlo. Si el envase no llevase hueco para el agua no podrías cocinarlo en el propio envase.

El queso grumoso.

Ponen dos quesos del mismo tipo y lo hacen reaccionar, otra vez, con yodo. Cada queso reacciona de una manera.

En este punto no te puedo decir qué sustancia es la que hace que reaccione de manera distinta. Pero utilizamos la misma explicación que en el caso de la mayonesa. Serán dos marcas distintas con distintas composiciones y llevará algún producto que al reaccionar con el yodo provoque esa textura. Es cierto que posiblemente sea algún aditivo que el otro queso no lleve. Pero eso no quiere decir que sea peligroso o dañino para tu salud.

Conclusión.

Como conclusión te tienen que quedar un par de conceptos claros.

Uno es que los aditivos alimentarios están aprobados por la OMS después de demostrar su seguridad en diversos estudios. Si un aditivo está permitido es porque se tiene claro que es seguro. Hay algunos que tienen dosis máxima. Pero esas dosis suelen estar muy alejadas de lo que sería un consumo normal del producto en cuestión.

La otra es que la industria alimentaria (el imperio como dice @farmagemma) no quiere acabar contigo. No te quiere envenenar. Ni+ va a dominar tu cerebro a través de alimentos. Tampoco te va a meter enfermedades como la gripe a través de la comida. Al revés. La industria está sometida a leyes estrictas y continuas revisiones en las que se ve la seguridad del alimento. Estas revisiones las llevan a cabo muy diversas empresas (ajenas y no a la industria).

Por lo tanto es mucho más importante que le prestes atención a comer bien. Llevar una dieta adecuada y equilibrada. Eliminar ultraprocesados y productos azucarados. En definitiva comer alimentos frescos, “sin etiqueta”. Evitar los alimentos de supermercado y comprar materia prima en el mercado. Así es como conseguirás invertir en salud y no te afectarán estos vídeos sobre aditivos.

Espero que te haya gustado y no se te haya hecho demasiado largo. Pero como dice Vary citando a Brandolini: “la energía necesaria para refutar una tontería es mucho mayor que la necesaria para crear dicha tontería”. De ahí que me haya tenido que extender algo más.

¡Un abrazo y seguimos en contacto! 🙂

 

 

 

Compártelo en las redes sociales:

¡Suscríbete y te avisaremos de nuevos artículos y promociones!

5 comentarios en “Secretos impactantes de la industria alimenticia. Cazando mitos.

  1. Hola Diego, muy interesante el post. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el vídeo tiene mucho de peliculero pero discrepo sobre el trato al consumidor de la industria alimentaria, publicidad, etc. me parece que prima la pasta 🤑

    • No discrepamos tanto como crees. Yo digo que los aditivos que están en el mercado y que la industria puede usar son completamente seguros y pasan sus controles. Por lo tanto los alimentos que hay, en las dosis recomendadas, son seguros. El problema es la falta de regulación en cuanto a publicidad, como bien dices. Gracias a esas carencias encontramos productos insanos en las baldas más accesibles de los supermercados, en las máquinas de vending y en cualquier lugar al alcance de cualquier persona. De ahí mi continua recomendación a comprar productos “sin etiqueta”.

      Este tema daría para un buen debate. En muchos países, por ejemplo, está prohibida la promoción con personajes de dibujos o los regalitos en los productos destinados al público infantil. Aquí es normal comprar cajas gigantes de cacao (que es todo azúcar) para conseguir una batidora o “pastelitos” para conseguir una peonza. Convirtiéndose en un motivo del aumento del sobrepeso y obesidad infantil y del disparatado consumo de azúcar que tenemos.

      Pero es como los traficante, no quieren acabar con sus clientes, quieren engancharles más. Por eso no usaran productos peligrosos para “cortar” el material, usarán productos que provoquen adicción.

  2. Me he quedado boquiabierta¡¡¡¡¡
    El video se las trae y te puedo asegurar que sin las explicaciones posteriores el 99% de la gente deja de consumir estos productos, por eso, estamos vendidos ante esta gente que nos manipula sin más y vamos como borreguitos por donde ellos quiereren.
    Menos mal que gracias apersonas como tú, Diego, que tienes una experiencia y conocimientos recibimos información real y dedicas tu tienpo a destruir estos falsos mitos que nos confundes y nos aislan de la realidad.
    Esos si lo de la memoria de la abeja¡¡¡¡¡¡¡ pero que fuerte, es algo que cuando lo estaba viendo me ha hecho reir porque es algo imposible¡¡¡¡¡
    Gracias por tan buena información.

    • ¡Gracias Maite! 🙂
      Nosotros tenemos que velar por la salud de los pacientes. Como digo, no todos podemos saber de todo, por eso es importante transmitir una información veraz. Cada uno de los temas que domina.
      ¡Yo os animo a que lo hagáis!

Deja un comentario