Comparando que es gerundio.

¿Te acuerdas que te prometí que iba a ir al supermercado a comparar precios de productos saludables y otros no muy buenos? Igual no te acuerdas porque ya hace un tiempo, pero lo tienes en esta entrada tirando hacia el final.

Pues bien, lo prometido es deuda. Así que hoy me he paseado por una gran superficie de estas que tú y yo sabemos. Ha sido bastante curioso ir sacándole fotos a los productos por ahí y apuntando precios. Eso sí, los trabajadores del súper muy educados no me han dicho nada. Y es que no me apetecía comprar esos productos “insanos” que iba a comprobar. ¿Por qué? Pues porque lo que se compra se termina comiendo. Por eso es tan importante tener en casa productos saludables. Para no caer en la tentación. Aunque alguna cosa he comprado. Al final te pongo foto de mi bolsa de la compra.

Criterios.

A ver, tengo que empezar diciéndote que esta comparativa no es sencilla. Vamos a hacer un esfuerzo juntos por entenderlo. Hay productos representativos y otros que te pueden llamar la atención. Pero todo va a tener su explicación. Otra cosa es que te convenza o no…

Vamos a fijarnos en la composición, la lista de ingredientes, las raciones… así que vamos a tener que leer etiquetas. Y, aunque te ponga los valores nutricionales, recuerda siempre que no es lo más importante. No se trata de contar calorías. Se trata de conseguir nutrientes y calorías saludables. Si no caeremos en el problema que está teniendo el Gobierno con su Nutri-score, pero ese es otro tema. Vamos allá con los ejemplos:

Pechuga de pollo fresca y nuggets de pollo.

En esta comparativa lo primero que quiero que te quede claro es una obviedad, pero muchas veces lo olvidamos. La pechuga de pollo es pollo 100%. ¿Por qué te digo esto? Porque como podrás comprobar en la imagen, los nuggets tienen únicamente un 55% de carne de pollo. Aunque solo un 16% es de “calidad”.

¿Qué supone esto? Que para compararlos tenemos que elegir un criterio. El que voy a elegir yo, ya que se supone que es una fuente de proteínas, es el de igualar 100g de carne de pollo.

 

Valoración nutricional.

Aunque la carne no es estrictamente necesaria en una alimentación saludable y equilibrada, debido a nuestra cultura sí que es un producto muy consumido. Dejando a un lado temas éticos y morales. La carne de pollo es una de las pocas carnes recomendadas. Las carnes blancas, que son las de algunas aves como el pollo o el pavo. Se les llama así por tener poca cantidad de grasas.

Si, como te decía, la carne blanca se caracteriza por tener poca cantidad de grasa. Puedes observar que su ultraprocesado no lo cumple. Y eso que aún no está frito. Pero, sobre todo, tienes que fijarte en que esas grasas no son saludables. No son las propias del producto. Son añadidos de baja calidad.

 

Ingredientes de los nuggets de pollo.

Otra cosa a tener muy en cuenta es la cantidad de sal. Por norma general debes huir de productos que tengan más de 1,2 gramos de sal por 100g. de producto. Ya puedes ver que los nuggets lo superan con creces. Recuerda también que suelen comerse acompañados de salsas con alto contenido en azúcar y sal.

 

Pero vamos a pasar a ver los dos siguiente productos y sacamos las conclusiones en conjunto.

Merluza fresca y varitas de merluza.

Aquí nos encontramos en el mismo caso que el anterior. Muchas veces quieres darle a los niños pescado, porque te han dicho que tienen que comerlo. Pero te encuentras con un problema. ¿Si no les gusta, cómo se lo voy a dar? Y Te decantas por la opción de las varitas de merluza. Al fin y al cabo es pescado rebozado ¿o no?

Para valorarlo vamos a hacer lo mismo que en el caso del pollo, ya que son ultraprocesados semejantes.

Valoración nutricional.

Te recuerdo lo mismo. La merluza fresca es todo merluza. Las varitas tienen un 52% de pescado y un 48% de empanado. En este último se utilizan harinas refinadas y grasas de baja calidad.

Como puedes comprobar, al igualar la cantidad de carne, las proteínas de las varitas son mucho más altas que las de la merluza fresca. Esto se debe a la pérdida de agua que hay al procesar el producto. La densidad de nutrientes

Ingredientes de las varitas de merluza

aumenta. Es como si estuviera más apelmazada.

 

Al igual que en el caso anterior, es llamativa la cantidad de carbohidratos y de sal que tienen las varitas. Sobre todo cuando la merluza no tiene nada. Esto se debe, en su totalidad, al rebozado. En este caso tenemos que prestar atención especial a las grasas. Como te he comentado en otras ocasiones, la grasa del pescado es saludable. Debido a su alto contenido en ácidos grasos mono y poliinsaturados, su consumo está aconsejado. Aunque nadie nos puede asegurar que la grasa de las varitas es la misma.

Garbanzos y salchichas.

¡Ahora sí que la hemos liado, eh! ¿Hay algo que se parezcan menos que un garbanzo y una salchicha? Estarás pensando, ¿qué le pasa a este tío por la cabeza para comparar esto? Pues mira… extravagancias tenemos todos, ¿no?

Ahora en serio, quería comparar un par de alimentos así para ver que hay otras posibilidades mejores que las que siempre se dicen. Y es que la OMS (parece que me gusta hablar de ella) dice que la proteína es preferible que sea vegetal. En nuestra cultura hemos ido comiendo cada vez más proteínas animales (carne y pescado) y menos vegetales. ¿Dónde están las proteínas vegetales? Principalmente en las legumbres y los frutos secos. Además de en el germen de los vegetales.

Vamos a ver la comparativa nutricional. Pero esta vez, en lugar de igualar en cantidades de carne, vamos a igualar en cantidad de proteínas y así veremos las raciones que tenemos que comer de cada alimento.

Valoración nutricional.

En la imagen podemos ver como los garbanzos son un producto nutricionalmente muy interesante. Además de tener una gran cantidad de proteínas y de muy buena calidad, tiene mucha cantidad de fibra (forma parte de los hidratos de carbono que vemos) y grasas saludables. Si se mezclan con vegetales o cereales conseguimos todos los aminoácidos esenciales. De ahí el plato de garbanzos con espinacas tan famoso.

Ingredientes de las salchichas de pollo y pavo.

Pero claro, me vas a decir que a los niños los garbanzos no les molan nada y las salchichas se las comen sin pensar. Quizás los garbanzos no les gusten demasiado porque no les estemos enseñando a disfrutarlos. El hummus, los garbanzos crujientes o simplemente en ensalada son alternativas que igual no les hemos propuesto nunca.

Pero en la comparativa de ambos productos vemos más cosas. Por ejemplo, es llamativa la cantidad de grasas que tienen unas salchichas de carne blanca. Y es que hasta la mejor de las carnes puede estar llena de grasa si solo cogemos esa parte.Eso nos tiene que hacer dudar de la calidad de las zonas que utilizan para su fabricación. De la misma manera, la industria agrega grasas a estos preparados para aumentar su sabor. Tampoco hay que pasar por alto la elevadísima cantidad de sal que tienen. Aún así, lo más significativo que podemos sacar de esta comparativa es la importancia de no fijarnos solo en las calorías. Lo importancia es de donde provienen. No es lo mismo 20 gramos de hidratos de carbono de los cuales 15 son azúcar que 30 gramos y que 18 sean de fibra.

La ración importa.

Pero lo que no te he dicho, y es muy importante, es que la ración de garbanzos es de 100g para una persona adulta y la de salchichas está más cerca de los 250g. Esto es así porque el garbanzo que estamos valorando es en seco y va a terminar pesando unas 2.5 veces más.

Si nos fijamos en las raciones es cuando los precios de verdad aumentan,  cuando las calorías se disparan y, lo peor, cuando se aumentan mucho las cantidades de nutrientes poco aconsejables. En este caso puedes ver como habría un aumento muy significativo de grasas saturadas y sal. De esto se aprovecha la industria. Como no hay una ración establecida para cada producto, basta con poner la ración que tú quieras para hacerlo más llamativo. Otra de las formas que la industria puede utilizar (por falta de reglamentación) para hacer más “guapos” sus productos.

Y la rapidez también.

Claro, vivimos en un mundo en que no hay tiempo para nada. Llegas a casa a las tantas, ponte a preparar baños, a hacer algo de ejercicio, a preparar cenas. Mejor llamar para que te traigan una pizza o abrir un paquete de algo y a la sartén. ¿Pero te has parado a pensar que hay comidas mucho más rápidas?

¿Cuánto tardas en hacer unas salchichas a la plancha y unas patatas fritas? Igual te conviene más no tener esos productos en casa y tener, por ejemplo, un bote de garbanzos, unos pimientos asados, una lata de atún y maíz y juntarlo todo en un plato con un chorrito de nuestro querido AOVE. Comida rápida y saludable. O poner los garbanzos en la batidora con un poco de tahini, ajo, limón y AOVE y hacer un hummus para cenar con unas verduras. Vas a tardar 5 minutos y el beneficio en salud va a ser muchísimo mayor. Realmente, si te paras a pensarlo, pedir una pizza o ir al burguer a por comida no es para nada rápido, solo es cómodo.

Conclusiones.

Como puedes comprobar fácilmente, cuando comes ultraprocesados de carne, terminas por comer una cantidad de productos que no tienen nada que ver con ella (sí, el pescado también se valora como carne). En los dos primeros casos está todo el rebozado (casi el 50%). En otros subproductos cárnicos, como las salchichas, encontrarás gran cantidad de harinas. De tal manera que es muy probable que estés tomando más cantidad de estas que de la proteína animal que buscas. Eso supone un gran incremento de hidratos de carbono y azúcares.

También tengo que decirte que no he ido buscando los mejores ni los peores productos. He cogido esas salchichas y me ha sorprendido que, dentro de lo que cabe, no son tan malas como otras. Si buscas auténticas salchichas Frankfurt puedes llevarte una terrible sorpresa.

Si nos basamos solo en criterios nutricionales está claro que el producto fresco y sin procesar es mejor. Pero si nos fijamos en criterios económicos también ¿cómo acaba la contienda? Pues ya lo has visto en las tres tablas. Pero claro, estamos hablando solo de estos productos. Seguro que en muchos otros el resultado es distinto. Pero sí te digo una cosa, con un poco de planificación y eliminando productos que no te aportan nada… al final casi seguro que no sube tanto el precio de tu bolsa de la compra y aumenta muchísimo tu salud.

Una compra saludable es el primer paso para cuidarse.

Venga Diego, ahora la compra.

Y como has visto que me gusta cumplir lo que digo, aquí tienes mi bolsa de la compra. Claro que no es una compra semanal. Es lo que necesito para merendar y desayunar en la farmacia. También para que las chicas puedan coger alguna fruta si quieren. Producto de temporada y del mercado.

En realidad he comparado más productos. Alguno de ellos está en esta misma bolsa. ¿Te gustaría que siguiéramos hablando de ellos? Si es así, dímelo en los comentarios e iré preparando más artículos de este tipo. Espero que te haya gustado y te haya servido para aprender algo más.

¡Un abrazo y seguimos en contacto! 🙂

Compártelo en las redes sociales:

¡Suscríbete y te avisaremos de nuevos artículos y promociones!

2 comentarios en “Comparando que es gerundio.

  1. Muy bueno el artículo… y por supuesto que por mi parte quiero más comparaciones…
    Está claro que somos “esclavos” del tiempo, pero lo dedicamos a cualquier cosa menos a nuestra salud… y eso que es lo mas impotante.
    Me encanta ru bolsa de la compra para merendar, eso si, me descolocan los garbanzos….
    Y por supuesto las recetas me las copio y porfis… pon alguna más.
    Un saludo

    • ¡Me alegro de que te haya gustado! Estoy recibiendo bastante buen feedback de esta entrada, así que habrá que seguir comparando cositas…

      Lo de los garbanzos… estás muy avispada tú, has sido la primera en darte cuenta. Es una sorpresa, pero si que es una merienda (y un snack). ¿Quieres ver cómo acaban?

Deja un comentario